Un purificador de aire en forma de pintura para mejorar la calidad del aire en colegios

Jun 29, 2020 | Sala de prensa

Ocho millones de estudiantes no universitarios comenzarán en septiembre el nuevo curso. Las incógnitas sobre el regreso a las aulas se multiplican por los efectos de la crisis sanitaria del COVID-19. La pandemia ha generado una nueva conciencia sobre la calidad del aire y el impacto en la salud.

Por eso hay que tomar medidas para que los centros escolares y los alumnos estén más protegidos.

La vuelta al colegio supone un riesgo añadido: además del coronavirus influyen varios factores, como que las escuelas suelen ser caldo de cultivo de gérmenes y bacterias. La contaminación del aire, los ácaros del polvo y las esporas de moho también contribuyen a hacer más peligroso este retorno. De hecho, el aire interior está más contaminado que el exterior por las emisiones contaminantes (como el formaldehído) del mobiliario y otros materiales (los Compuestos Orgánicos Volátiles de la pintura). Solución: evitar productos con COVs.

Un reciente estudio de mayo de este año de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III y la Universitat Jaume I, pone de relieve la presencia de partículas sólidas contaminantes en las aulas de educación primaria en siete colegios de Elche, objeto de la investigación. En el entorno de estos centros se sitúa un importante número de empresas dedicadas al procesamiento de materiales cerámicos. El análisis de las partículas analizadas (de menos de 2,5 micrómetros) evidencia la necesidad de proteger la salud de los niños en áreas de alta industrialización.

Fuente original: https://www.nobbot.com/general/calidad-del-aire-pintura/ 

Translate »